Llega el estío, la estación más calurosa del año. Además de las vacaciones, las playas y los viajes, hay una serie de consejos alimentarios que debemos respetar si deseamos mantener una dieta saludable en verano. No olvides que un cuerpo sano es indispensable para disfrutar de estos días alegres junto a los tuyos.

Cómo mantener una dieta saludable en verano

Como hemos dicho, la dieta saludable en verano es indispensable para evitar problemas como la deshidratación o el aumento excesivo de temperatura corporal. No obstante, recuerda que ante el más mínimo problema de salud, Sanitas ofrece una excelente cobertura nacional para todos sus asegurados.

Bebe agua en abundancia

Comenzamos por el típico consejo, pero también el más importante. Por más que lo hayas oído y te parezca reiterativo, es básico que lo cumplas. En verano es necesario beber mucho líquido, especialmente agua. Mantener tu cuerpo hidratado, especialmente en las horas de más calor, entre las 12 del mediodía y las 5 de la tarde, es una labor básica para mantener tu salud en estado óptimo.

Toma sopas frías y líquidos variados

A colación del consejo anterior, es importante la alimentación líquida durante el verano. Por ello hay una serie de recetas básicas y necesarias. El gazpacho, las cremas y sopas frías, las macedonias de fruta, los zumos naturales o las infusiones son excelentes para hidratar y ofrecer aportes vitamínicos y de energía, fructosa y otros componentes para el cuerpo humano.

Dieta rica en verduras y frutas frescas de temporada

Además de la ingesta de alimentos líquidos, también las ensaladas deben ser una parte importante de tu dieta. No solo son frescas e ideales para paliar el calor, también aportan nutrientes gracias a su alto contenido en verduras. Para que sean más variadas, puedes añadir productos como las legumbres o las patatas. Y de postre, sustituye los calóricos habituales elaborados y toma mucha fruta como la sandía, melón, melocotón, etc.

Una dieta saludable en verano necesita del aporte de muchos líquidos y productos frescos. Esto es especialmente importante si vives en un clima muy cálido. No obstante, como es evidente que algún día te excederás, no sufras, es algo normal en estas fechas. Tan solo compénsalo en las posteriores jornadas con alimentos frescos y mucho líquido. ¡Que nadie te amargue las vacaciones!

seguro_salud_sanitas