Conocer la forma para curar rápidamente una ampolla en el pie te ahorrará días de dolor y posibles infecciones. Si te has ampollado el pie por usar nuevos zapatos o por caminar mucho tiempo sin protección, toma estas medidas que te mostramos en tu blog amigo y saludable de Sanitas Promo Salud.

Cómo curar una ampolla en el pie

Lo principal que debes saber es que cuando te sale una ampolla no debes tocarla ni intentar apretarla. Debes dejar que se cure por sí sola, pero puedes ayudar a que el proceso se acelere un poco.

Si la ampolla se abre, debes evitar que se infecte aplicando un antiséptico sobre la zona y la piel circundante, utilizando una gasa y dando pequeños toques, con las manos bien limpias. Puedes usar clorhexidina, alcohol o agua oxigenada.

Para que la cura de la zona afectada sea más rápida cúbrela con un apósito hidrocoloide. Si no puedes conseguir en la farmacia, utiliza una gasa. Pero usarlo es bueno para evitar infecciones, pues evita el contacto con bacterias. Además, favorece la regeneración celular y ayuda a que se cure más rápido.

Antes de que te salgan ampollas, puedes prevenirlas simplemente cuidando mejor tus pies cuando uses zapatos nuevos. Puedes cubrir las zonas de rozamiento con una venda y ponerte unos calcetines de un tejido suave.

Cómo curar una ampolla en el pie Sanitas Promo Salud

Si vas a practicar deportes en los que el pie va a sudar, como en una carrera, lubrica las zonas de los roces de la piel con el zapato con una pomada anti rozaduras o vaselina. Si vas a usar calcetines, asegúrate que no se arruguen, pues esto puede generar ampollas en la zona donde te molestan al caminar.

Usa cremas hidratantes en los pies, especialmente en verano. No olvides utilizar protector solar sobre la sensible piel de los pies que suele sufrir quemaduras.

Por último, compra zapatos cómodos y no muy apretados, pues de lo contario no podrás evitar que te salga una ampolla. Y si quieres saber más, clica aquí y contacta con los mejores profesionales de Sanitas.